lunes, 2 de junio de 2014

Reseña: El Mozárabe, de Jesús Sanchez Adalid

Título: El Mozárabe   
Autor: Jesús Sanchez Adalid
Editorial: Ediciones B
Nº de Páginas: 672

Precio: 22,00 €
ISBN: 9788466645249


Cuando en 939 el emir Abd-al-Rahman III se erige como califa, la España musulmana comienza una etapa de esplendor inigualable cuyo estandarte será su capital, Córdoba. En esta ciudad coinciden Asbag y Abuámir, dos seres separados por su origen a quienes la historia unirá y separará a lo largo de sus vidas. Asbag, el mozárabe, es un erudito que pronto se ganará la confianza del califa. Gracias a sus dotes diplomáticas, este clérigo aventurero recorrerá tierras lejanas hasta convertirse en el consejero de algunos de los personajes más emblemáticos del momento. El destino del musulmán Abuámir no será menos sorprendente. Llegado a la capital para estudiar leyes en la madraza de la mezquita Mayor, el joven y ambicioso Abuámir desarrollará una fulgurante carrera militar que hará de él el segundo hombre más importante del califato: el legendario y temido Almanzor. Desde sus distintas posiciones, Asbag y Abuámir viajan hasta el corazón mismo de una Europa que, inquieta, aguarda la llegada de un nuevo milenio.

Argumento e impresiones:

El mozárabe es una novela histórica ambientada en el siglo X, en la Córdoba del califato Omeya, periodo en el que esta ciudad gozaba del mayor espledor y grandiosidad, siendo elegida como capital del Califato.

Concretamente, nos encontraremos en los últimos años del reinado del califa Abdherraman III y la sucesión de su hijo Alhaquen II, y nos encontraremos ante dos relatos paralelos en los que se narra, por un lado, la historia del obispo cordobés Asbag aben-Nabil, personaje mozárabe que, gracias a su sabiduría, cobrará gran importancia en los conflictos sociales, políticos y religiosos de la época, llegando incluso a actuar como consejero de Alhaquén. Por otro lado, tendremos a un joven musulmán llamado Mohamed Abuamir, cuya inteligencia y ambición le llevará a convertirse en Almazor. El destino de ambos personajes los llevará a encontrarse en más de una ocasión.

Monumento a Alhaken II en Córdoba
Desde las historias de estos dos personajes, podremos conocer cómo era la convivencia entre los pueblos cristianos y musulmanes de la época, donde las costumbres y lugares están tan magistralmente descritos por Sanchez Adalid que casi parezca que estamos viendo una película e incluso, pasear nosotros mismos por las calles y plazas de la Córdoba califal.

Los personajes, aunque están basados en personajes históricos reales, no siempre resulta fácil conferirles un caracter y una evolución a lo largo de la novela que nos transmita un crecimiento personal en ellos y el verlos como cercanos, reales. En este caso Adalid no tiene ese problema ya que los describe magistralmente a todos y cada uno de los personajes, a pesar de no ser pocos, influenciados por su rango social, su religión o sus intereses personales.

Escrito con un lenguaje sencillo y a la vez con un vocabulario exquisito y fluido, se trata de una novela muy bien documentada históricamente. Además, durante los viajes en los que acompañaremos a Asbag y Abuámir, recorreremos otras ciudades importantes de la época tales como Roma o Constantinopla. Quizá, estos pasajes de la novela en los que nos alejamos de Córdoba de la mano de Asbad, se me hizo algo más pesado o de menor interés que la vida de Abuámir y sus aventuras vividas, pero no deja de ser interesante y cerrar el círculo de esta magnífica historia que marcó un antes y un después de la mjestuosa Córdoba Califal.

En definitiva, se trata sin duda de un libro muy recomendable y una novela histórica imprescindible para todo amante de este género.


Nota: 5 / 5

2 comentarios:

Francisco Javier Martín dijo...

Magnífica novela con una buena documentación y ambientada en uno de mis lugares favoritos: la Córdoba califal. Entretenida, con bastantes personajes y fácil de leer, creo que es una novela imprescindible para los que amamos este género. Sin duda alguna, El Mozárabe es una de las obras cumbre de Sánchez Adalid quien, en mi opinión, es el mejor autor español de novela histórica por la fuerza narrativa que transmite y lo bien documentadas que están todas sus novelas.

Damek dijo...

Coincido en todo lo dicho, salvo que para mí el mejor autor español de este género es Santiago Posteguillo, aunque puede que prime en esto más el gusto personal y la Roma imperial que suele elegir para sus temas. En cualquier caso, Sanchez Adalid no queda muy lejos y deja patente que es otro de los grandes y sus novelas son magníficas.