domingo, 10 de noviembre de 2013

Reseña: La piel del tambor, de Arturo Pérez-Reverte


Título: La piel del tambor
Autor: Arturo Pérez-Reverte
Editorial: Alfaguara
Nº Páginas: 600
Precio: 20,50 €.

ISBN: 9788420472065

Clérigos, banqueros, piratas, duquesas y malandrines, los personajes y situaciones de esta novela son imaginarios, y cualquier relación con personas o hechos reales debe considerarse accidental. Todo aquí es ficticio, excepto el escenario. Nadie podría inventarse una ciudad como Sevilla.

Y es precisamente Sevilla la ciudad en la que se desarrollan los acontecimientos que suceden en la novela. A la par que se recorre una ciudad de ensueño, describiendo la idiosincrasia sevillana, van apareciendo personajes tan apasionantes, complejos y variados que se unen por intereses comunes. La piel del tambor recorre a través de su trama las calles del emblemático barrio de Santa Cruz de Sevilla; desde el Palacio Arzobispal hasta la llamada en el libro "Iglesia de Nuestra Señora de las Lágrimas", que por su propia importancia en el libro adquiere papel de protagonista. 

El texto genera espacios donde convergen distintos discursos, algunos diferenciados, incluso por el tipo de letra como, por ejemplo, las cartas, las coplas, mensajes o los archivos de ordenadores. 

En el texto se cuenta una historia y ésta permite diferentes lecturas acerca de la aristocracia y/o la nobleza española, sobre todo la sevillana, el mundo de la clerecía y apreciaciones sobre el Vaticano, el tópico del indiano, la geopolítica europea en lo referente a la pérdida de la mitad de Europa Católica por la problemática de la Reforma Protestante, alusiones a distintos movimientos estéticos, como el barroco, el amor y/o la relación de pareja, la seducción. El texto se completa con fotos, dibujos, imágenes heráldicas que deben interrelacionarse en el macrotexto.


La trama es el motor de la lectura y como lectores no decodificamos discursos con fronteras totalmente definidas; así lo policial, el misterio, la historia, el folletín, persuaden al lector y lo llevan hacia el descifre del enigma. La acción del enunciador que aparece en ocasiones como cero, está centrada en garantizar la adhesión del lector y asume, por esto, un ademán persuasivo. 

Argumento:

Un pirata informático se infiltra en el ordenador personal del Papa y deja un mensaje nada alentador: en Sevilla, una Iglesia mata por defenderse. El encargado de ir a Sevilla a investigar el caso será el sacerdote Lorenzo Quart, especializado en este tipo de asuntos del Vaticano. Allí conocerá desde tres malvados y folclóricos personajes que luchan por mantener viva la copla, hasta un despiadado banquero que quiere derribar la Iglesia. A una monja que se encarga de la restauración de la Iglesia, pasando por el sacerdote de Nuestra Señora de las Lágrimas, Don Príamo, conservador donde los haya, sin olvidar a la desconcertante Macarena Bruner, toda una bellísima aristócrata sevillana y a su madre, una septuagenaria que bebe coca-cola.

Roberto Enríquez interpretó a Lorenzo Quart en la serie televisiva Quart (2007), basada en La piel del tambor
La Iglesia guarda algo oculto, misterioso y violento: en ella se producen varias muertes a lo largo de la novela. La intención del Arzobispado y un banco sevillano es destruirla. La de Macarena Bruner preservarla por todo lo que este lugar significa para ella y para toda su familia. Quart caerá rendido a los pies de Macarena, amor del que irá siendo consciente a lo largo de conversaciones con ella y de sus paseos desde la Iglesia (en pleno corazón del Barrio de Santa Cruz), hasta el Palacio Arzobispal, pasando por lugares como la Plaza Virgen de los Reyes, Plaza del Triunfo, o las calles perfumadas y estrechas, con aroma a azahar -y primavera- de las que habla el autor. Sevilla aporta, asimismo, una manera propia de ser y proceder de los personajes, pasiones e intereses muy intensos, y figuras tan típicas por estos lares como la Duquesa del Nuevo Extremo o la propia Macarena Bruner, descrita también con todos los rasgos más típicos de la mujer andaluza.

Resulta fascinante ser testigo de cómo Quart va comprendiendo que la Iglesia es más de lo que aparenta al ir tratando con personas que giran alrededor de ella. Por ejemplo, una antepasada de Macarena fue enterrada en la Iglesia después de vivir en un psiquiátrico. Pérez-Reverte aprovecha para narrar una romántica historia entre ésta y su amor imposible, haciendo referencias incluso al desastre de Cuba de 1898. En un complicado nudo sobre misas, secuestros, intereses, coplas y dinero, Quart desarrolla el perfil de un personaje que evoluciona, y que va adoptando cada vez, como quien dice, una personalidad más humana.

Cualquier persona desearía visitar Sevilla después de leer esta novela, que al lector se le hará realmente corta. El final ya se deja entrever en las últimas páginas del libro, pero lo realmente valioso de éste son sus descripciones. La historia que narra Pérez-Reverte podría haberse dado igualmente en el siglo pasado; posiblemente hubiera sido cantada en alguna copla o cuplé.


Nota: 4,5 / 5

2 comentarios:

Damek dijo...

Ayer mismo compró mi hermano este libro en el mercadillo solidario.Le dije que tras leer tu reseña, tenía buena pinta. A ver si le gusta también.

Francisco Javier Martín dijo...

Entonces, a buen seguro que no se arrepentirá ;).